Palabras a un árbol - Por qué tu propio ser es el centro de tu vida

“Un día, mirándote como cualquiera de las tantísimas veces que disfruto contemplándote, tu mera presencia me hablaba con un mensaje que llegó a penetrar con tanta fuerza y tanta claridad en mi corazón que se quedará allí, grabada para siempre.

Me di cuenta que tu apariencia nos quiere recordar a nosotros mismos, a la vida de una persona como tú y yo. Somos seres con raíces – nuestra familia, nuestra cultura – y somos seres con un carrujo lleno de aspiraciones para una vida en plenitud. Desde la primera respiración hasta la última, deseamos CRECER. Crecer en altura, crecer en amplitud. Crecer para llegar a ser la persona que deseamos ser.

Cada experiencia y cada persona con la que compartimos etapas cortas o largas durante nuestra vida, son como una rama en el árbol de nuestra vida. Ramas gordas y finos, largas y pequeñas, ramas débiles y algunas tan fuertes que parecen ser un segundo tronco – pero lo verdaderamente majestuoso de un árbol es su tronco, su centro. Cuando viene un viento fuerte, puede que se lleve algunas ramas del árbol, pero pocas veces es tan fuerte como para romper el tronco….el árbol lo sabe, y por eso procura, después de haber fortalecido sus raíces, de seguir creciendo formando en primer lugar un tronco fuerte.

De la misma manera, eres tú, tu persona, tu crecimiento personal el centro del árbol de tu vida. Tus experiencias y diferentes caminos que hayas elegido son tus ramas, son tu crecimiento horizontal, no son el centro de tu vida. Entre todas tus experiencias y vivencias, entre todo lo que pueda venir y desvanecerse en la vida, lo verdadero importante es que puedas sentirte a ti mismo, y que buscas y encuentres quién eres o quién quieras ser y que nunca, nunca te abandones a ti mismo.

   "Lo verdadero importante es que puedas sentirte a ti mismo, que busques y encuentres quién eres y quién quieres ser y que nunca, nunca te abandones a ti mismo.

"Lo verdadero importante es que puedas sentirte a ti mismo, que busques y encuentres quién eres y quién quieres ser y que nunca, nunca te abandones a ti mismo.


Un árbol puede sobrevivir sin algunas de sus ramas…..pero si le falta su tronco…cómo podría seguir creciendo?

Cuando miro al árbol de mi propia vida, siento satisfacción, porque sé que cada rama añada belleza a mi árbol. Me siento tranquila, porque siento la fuerza de mi propio centro. Y me siento con ilusión de todas las ramas que están aún por venir. Pero sobre todo siento ilusión de ello: de seguir CRECIENDO de la misma manera como está haciendolo este arbol tan bello!"

editado por Rafaela M. Schmitt

IMG_20151229_110814.jpg
IMG_20151229_110939.jpg

Oración

"Cuando miro al árbol de mi propia vida, siento satisfacción, porque sé que cada rama añada belleza a mi árbol. Me siento tranquila, porque siento la fuerza de mi propio centro. Y me siento con ilusión de todas las ramas que están aún por venir. Pero sobre todo siento ilusión de ello: seguir CRECIENDO de la misma manera como está haciendolo este arbol tan bello!"